Ene
1

NOS AVENTURAMOS DONDE LOS ANGELES NO OSAN ANDAR

I

Nos gustan los refranes por la sabiduría y humor que contienen, aunque sea humor del negro.

Estamos a las puertas de un acontecimiento que, en el plano económico, va a ser un tsunami para el tercer mundo. Porque si pensamos en lo que puede sucedernos con la continua devaluación del dólar, solo los ángeles sobrevivirán a la ola.

II

La persistente caída del dólar y la consiguiente revalorización del euro y el yen siguen haciendo estragos en las economías europeas y japonesas al encarecer sus exportaciones.

Pero los especuladores siguen apostando a que los responsables de la política económica en Washington y en la zona euro, permitirán este desequilibrio a pesar de los perjuicios que ocasiona al sector exportador.

Confían en su gran capacidad industrial. Nosotros pensamos que no se justifica esta confianza.

III

Dicen que guerra avisada no mata soldados, el terrible tsunami que abatió regiones de Asia y África pocos días atrás, pudo haber ocasionado menos muertes si los científicos de los organismos estadounidense hubiesen enviado la señal de peligro a la zona que iba a ser devastada.

Con el tsunami económico que se avecina, hay señales de alerta por todos lados, pero el mito de Casandra parece haber tomado la mejor parte.

IV

Aprendiendo del pasado, recordemos cuando Gran Bretaña salió maltrecha de la segunda guerra mundial pero con una libra esterlina fuerte, que le permitió agenciarse de financiamiento que provenía de la millonada de libras esterlinas que circulaban en el mundo.

Estados Unidos, que salió de esa guerra como la primera potencia industrial del mundo, terminó por acorralar a la libra esterlina. Surgió el patrón oro, luego el patrón dólar se erigió como nuevo amo durante las décadas de la guerra fría.

V

Gran Bretaña decidió defender su industria y devaluaron la libra a casi la mitad, de cinco dólares por libra se pasó a dos y tantos. Los productos británicos comenzaron a penetrar mercados.

Pero para enormes sectores, la devaluación fue un verdadero tsunami, especialmente para la clase trabajadora que lamentó sus salarios devaluados. La devaluación de la libra castigó a las colonias, (Commonwealth) y a países afines. Los depositantes que tenían sus reservas en libras, perdieron en un parpadeo la mitad del ahorro de muchos años.

VI

Estados Unidos es un país imperial que tiene sus colonias: América Latina, Corea del Sur, Taiwán, etc. Pero a pesar de su poderío, le debe al mundo trillones de dólares.

Nos amenaza un hondo temblor que puede arrasarnos a todos. No se escaparán y puede que sean especialmente perjudicados, los países que han seguido, o les han impuesto, la receta de dolarizar sus economías.

Dejar que se hunda el dólar es una necesidad para el imperio porque está endeudado, en receso y con desempleo. Va a devaluar hasta donde aguanten los industriales europeos y japoneses, quienes están más que conscientes de la creciente amenaza de una moneda débil en el país más fuerte del planeta.

VII

Europa se siente protegida porque la UE. le ha magnificado su mercado interno y productos de la Unión han sustituido sus importaciones.

El Japón, al sentirse acorralado, en vez de buscar refugio sustituyendo sus reservas en dólares por Euros, dio un paso audaz en pro de su industria: Recién adquirió la bicoca de 139,000,000,0000 dólares para frenar el daño que un dólar débil le causa a sus exportaciones.

VIII

No hay bola de cristal para lo imprevisible pero podemos hablar de lo previsible. Japón ha seguido inyectando respaldo al dólar para que el yen no suba. La Unión Europea se ha contentado con un débil retroceso de su moneda del que ya está recuperándose.

Pero un verdadero terremoto con medida Ritcher 10 sigue gestándose, las placas tectónicas muestran sus enormes grietas, después del temblor vendrá la ola, ojalá nos tome confesos.

IX

Los brasileños, maestros de zamba, fútbol y devaluación, han vivido y sorteado esta clase de fenómenos como pocos países en el mundo y es sumamente interesante que algunos genios financieros, o gente de empresa erudita, hagan cálculos de costos con un patrón moneda que suena divertido: los salarios mínimos.

En estos círculos rancios se puede oír decir ¿Cuánto vale este escritorio?, Tantos salarios mínimos. ¿Qué sueldo pago o me pagan?. El de tantos salarios mínimos. Una comparsa digna de desfilar en el zambódromo cuesta muchos salarios mínimos.

Por supuesto que fijar el salario mínimo en un país donde la devaluación es la rutina, resulta ser una batalla de honda repercusión.

X

No somos partidarios del Apocalipsis y el optimismo nos acompañará siempre. Pero es triste saber que generalmente se le da más al que más tiene y se le quita al que tiene poco. La debacle arrastrará a los menos informados, a los menos favorecidos y a los más pobres. Los adinerados tienen sus salvavidas, a los demás les queda rezar.

Pudiera ser que en Nicaragua, sumergidos en un océano de pobreza, estemos protegidos como lo estarán las comunidades primitivas a quienes no les afectará el desastre, de espaldas como están a la civilización y a la globalización con todos sus vicios y sus virtudes.

XI

¿Con cuántas canastas básicas se puede comprar un automóvil o una casa modesta?

Los ángeles saben del valor de las cosas, los simples mortales requerimos un metro inelástico.

Enero de 2005
Neville Cross y Maria Elsa Vogl
Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores