Feb
15

Semblanzas y predicciones

I

Allá por 1986 el gobierno decretó un aumento del 100% de los salarios y congeló los precios de venta.

Fueron barridas las mercaderías de los supermercados de MICOIN por el exceso de circulante y luego la mercadería apareció en el Mercado Oriental a más del doble de su precio original.

II

Por “matamamas” hemos llegado a la situación en la que es más barato importar que producir. Es más barato producir carne de pollo en Miami que en Nicaragua. Es más barato imprimir los libros en el extranjero que en Nicaragua.

Un amigo nos decía que las gaseosas nacionales pueden competir con la Coca y la Pepsi pero la gente prefiere las gaseosas gringas. Los refrescos naturales como el fresco de cacao, el pinol, el tiste y la semilla de jícaro son productos en vía de extinción a pesar de ser más nutritivos, saludables y de inferior costo, además de darnos empleos.

III

La burbuja del café estalló. Los bancos que prestaron para esas cosechas se vieron en dificultades. Sumemos a esto las nefastas recomendaciones del FMI y las razones políticas que llevaron a la quiebra del Interbank, el Beca, el Mercantil y el Banco del Café. Se emitieron los CENIS y nuestra deuda interna pasó a ser también eterna

IV

En Estados Unidos se le está inyectando al sistema trillonarias sumas de dólares para que no suceda allá, lo que el gobierno de la época omitió hacer acá.

Pero nuestra “Pacha Mama” a pesar del recalentamiento global y los kilómetros cúbicos de de pólvora que asesinan irakíes se va a revestir de verde primavera por la cantidad de papel moneda que de ese color, está cubriendo todo el planeta.

V

Eventualmente los precios de las cosas en los Estados Unidos escalarán los picos más altos del planeta y se tendrán que subir los salarios para que en el país más rico del mundo su clase media pueda adquirir una canasta cada vez más básica para lograr apenas la subsistencia. Los de tercera edad que en esta crisis pierdan sus empleos difícilmente los recuperarán, pero nadie sugerirá ni devaluación ni socialismo porque son malas palabras.

El dólar irá perdiendo su valor adquisitivo lo que será calificado como ajustes efectuados por la omnipresente mano pachona invisible del mercado y Washington tendrá que intervenir en la banca y la producción para “fortificar” el sistema capitalista.

VI

Nosotros vaticinamos en esta columna en Enero del 2005 que el futuro nos deparaba un tsunami económico que se estaba gestando en Estados Unidos por el déficit fiscal y por el déficit en su balanza de pagos.

Habida cuenta que los costos de la guerra en Irak estaba poniendo a Washington en una posición insostenible. Económicamente la situación era más que tensa, al llegar al límite era evidente que colapsaría como en efecto colapsó.

Nosotros no predijimos algunos factores detonantes, como que el precio del petróleo iba a llegar hasta donde llegó ni que delincuentes de saco y corbata le iban a agregar al tsunami económico un Apocalipsis financiero.

VII

Los bancos centrales de Pekín y Tokio recurrieron a una medicina que temporalmente retardó la recesión al adquirir toneladas millonarias de billetes verdes que aún están como reservas internacionales en las bóvedas de sus bancos centrales.

Luego Europa vio mermarse su balanza de pagos como consecuencia de que para comprar un euro llego a requerirse un dólar con sesenta centavos y el turismo a Europa disminuyó por el encarecimiento de su moneda, mientras que visitar Estados Unidos aumentó a pesar de los engorrosos trámites para pasar el control de migración y hasta soportar que a uno le quitaran los zapatos. Todo era compensado por un dólar barato, que Europa tuvo que solucionar utilizando la misma medicina que utilizaron Pekín y Tokio. Paliativo pero no cura.

VIII

Nosotros ya dejamos de profetizar porque no entendemos lo que está sucediendo ni lo que está por venir pero nos consuela oir al flamante primer presidente negro de Estados Unidos y a sus diputados hablar de soluciones médicas para un paciente ajeno a sus rezos, fármacos y pronósticos.

Nos parece que esta crisis se va a extender por todo el año 2009 y si los sindicatos, los gobiernos tanto locales como federales y los inversionistas en general piensan que en el 2010 van a recuperar lo que arriesgaron en Wall Street, el próximo año les dirá que ese pensamiento fue nada más que un sueño que tendrá un amargo despertar.

IX

Somos optimistas irredentos y sabemos que cuando nos encontremos en el fondo del barril, será preciso tener fe a fin de que las vacas gordas vengan antes de los siete años de vacas flacas con la certeza que el mundo gira cada veinticuatro horas.

Hemos aprendido muy bien que la riqueza no se produce imprimiendo papel moneda como lo hicimos en 1986 ni como lo está haciendo Washington ahora.

Escrito en Managua en Febrero del 2009 a bordo de un Titanic mundial que se hunde al chocar contra un iceberg financiero al que solamente atisbamos a ver la punta y sin que nos sorprenda que en los centros nocturnos vibren cantos y derroches, ignorando como pasajeros del Titanic la cruel realidad que cada día se torna más tenebrosa.

Neville Cross y Maria Elsa Vogl
Miembros de Centro Nicaragüense de escritores