Ene
28

PERSEVERANCIA

I

En “Fusiles y muñecas”, Juan de Dios Peza, escribió un poema desgarrador. Su hijo Juan es un valiente soldado de tres años que monta una caña endeble y hueca, mientras su hija Margot besa con sus labios de granado, los labios de cartón de su muñeca.

II

El bardo concluye:

“¡Oh, misteriosa condición humana!
Siempre lo opuesto buscas en la tierra;
ya delira Margot por ser anciana,
y Juan, que vive en paz, ama la guerra”.

III

Hace años se nos acercó una joven quinceañera, la mejor alumna de toda la secundaria de su afamada escuela o como dirían en léxico políticamente correcto de hoy: una de las y los mejores estudiantas y estudiantos; ella nos expresó el deseo que la asesoráramos para mejorar su rendimiento deportivo en el boliche.

IV

En eso de tumbar pines en el boliche ella era la mejor en categoría femenina y en competencia libre la superaban tres estudiantes varones. Con perseverancia, pensó, puedo llegar a ser la mejor de todos y todas.

V

Pensamos en Juan Salvador Gaviota y le preguntamos que si era feliz en su soledad. Los mejores lugares, le explicamos, están exclusivamente reservados para personas perseverantes quienes por diversas razones terminan solos en sus castillos triunfales.

VI

Convenimos en que bajaría a 90% su promedio escolar que arañaba el 100% sugiriéndole como un reto que escribiese sus exámenes conociendo mejor la materia y la lógica de sus profesores para incorporarle errores mínimos premeditados. Para una estudiante categoría cum laude, es más dificil acertar a obtener 90 de nota, que contestar todo bien y sacarse 100.

VII

En boliche por otra parte, el plan consistió en no competir contra los varones y quedarse rezagada en un segundo o tercer lugar en las competencias femeninas. Algo de conspiración y teatro rodeaba este plan.

VIII

Han presenciado obras de circo o de teatro donde los artistas cometen errores? Lo más seguro es que lo hacen a propósito para ganarse al publico. La perseverancia en la caracterización de sus personajes les hace perfeccionar ardides como ese.

Ir donde un profesor a convencerlo que prefiere una nota inferior para ganar una apuesta o con cualquier historia parecida ya se acerca a lo cómico o a la locura.

IX

Pero la Juana Gaviota de nuestra historia dio un vuelco asombroso. De la petulante guerrera victoriosa en su caballo de palo y fusil de juguete que desdeñaba mecer una cuna con una muñeca de cartón, se convirtió en una de las estudiantes más populares de su centro de estudios y antes del final de esta historia nos sorprendió casada y esperando un hijo en plenos estudios de secundaria.

Su perseverancia posteriormente enrumbada a otras metas hicieron de ella una profesional de mucho éxito y una madre, también exitosa, de muchos hijos.

X

¿Cual es la trascendencia de la perseverancia?, ¿Luchar para triunfar y para ser el mejor? ¿o es más importante perseverar para ser feliz?

La personalidad y el ambiente familiar probablemente situarán a uno u otro en el primer lugar, donde su perseverancia les lleve

Nuestra respuesta ya la deben conocer nuestros lectores.

Managua 28 de Enero de 2012

Neville Cross y María Elsa Vogl

Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores

Nov
26

DE GANADO DOBLE PROPOSITO Y DEL CRISOL DEL MESTIZAJE

I

Nottingham en Inglaterra ha sido famosa por las leyendas o historias del rebelde Robin Hood en contra de los altos impuestos y de la corrupción, en  la que este personaje le robaba a los ricos y cobradores de impuestos para  repartirlo entre los pobres.

Solo recuerdos quedan de aquellos bosques, porque  “la civilización” los extinguió, pero perduran las leyendas.

II

Nuestro abuelo W.G.H. Cross nació en esta ciudad a la que poco alumbraba el  sol, astro rey al que el humo de las fábricas terminó por eclipsar.

Por ello es muy comprensible que al obtener la gerencia de la sucursal de la All American Cables and Radio en San Juan del Sur, decidiera quedarse a vivir y morir en este puerto diariamente bañado de sol y con multicolores  y radiantes ocasos, espectáculo que tarde a tarde disfrutaba, tanto que al  morir pidió que lo enterraran en una colina de cara a los atardeceres del  puerto.

III

El abuelo fue siempre muy inglés, tanto que para él en el mundo, si no eras Inglés eras extranjero, y no aceptaba que esta “definición dogmática” variara por accidentes geográficos, o sea que para él, tanto los franceses en París o los Sanjuaneños en su bello puerto, como no eran Ingleses
por pura lógica tenían  que ser extranjeros.

IV

Zelaya primero y Somoza después con sus nicaragüanísimas pretensiones de  ser presidentes “forever”, que resultaban en constantes guerras libero-conservadoras, siguiendo los pasos de los guanacastecos el abuelo decidió comprar una hacienda en la Tica ex Nica ciudad de La Cruz a pocos  kilómetros de la frontera de Peñas Blancas.

V

Contrastaban los valores éticos de los trabajadores ticos con un buen porcentaje de sus homólogos nicas. Aquí se “bateaban” la leche y a veces hasta las reses. Tal parecía que emulaban el poema dariano del Lobo de Gubia que  asolaba los alrededores devorando reses y a veces ganado y pastor.

En la Costa Rica de entonces prevalecía un régimen de derecho, mientras acá, tanto ayer como hoy, no es rara la consigna de que aquí nada es pecado si tiene denarios el pecador.

VI

En aquella hacienda el abuelo desarrolló una mezcla de ganado 25% jersey (lechero)  con otro 25% de cebú (precursor del brahaman) y el 50% criollas o “machillas” con el propósito de dotarlas de genes locales para sobrevivir las  inclemencias de nuestro clima.

La gran depresión de 1928-33 más el deseo de enviar a sus hijos a  Universidades Inglesas lo indujeron a vender el ganado a un señor Reyna,  originario de Rivas quien mejoró el hato con el que pudo conquistar los  mejores premios centroamericanos en ganado de doble propósito.

VII

Pero la economía de escala desestimuló el desarrollo de los hatos de  doble  propósito, a tal punto que el apetecido ganado Reyna fue posteriormente  definido como “Ni carne ni leche” a pesar de sus obvias ventajas para las  pequeñas fincas campesinas.

Recientemente buscando ganado Reyna, encontramos una próspera finca vecina a Masatepe, donde el señor Mario Gutiérrez gran admirador de esta raza, nos desaconsejo que las vaquillas que le compramos fuesen cubiertas por nuestro  padrote 75% brahaman rojo, diciéndonos que era mejor que las cruzáramos  con  un padrote 100% reyna.

VIII

Así como las modas pasan y luego regresan, hoy hay nuevos intentos de desarrollar ganado de carne (simmental, angus o piemontese) seleccionando  a las vacas que den más leche, o Pardo-Suizos o Holstein que con vocación de leche produzcan más carne. Nada es forever.

IX

Nosotros no somos ganaderos sino  hoteleros o comerciantes, pero  por razones histórico-familiares nos llevaron a coincidir con nuestro abuelo y llegamos casualmente y con mucha suerte,  a una combinación de nacionalidades, con  mucho respeto, nos referimos a nuestros hijos.

Ellos son 25% ingleses, 25% alemanes y un 50% que solo Dios sabe de que nacionalidad son. Y no somos la excepción, hay tantas familias nicaragüenses con distintos ascendientes que nuestro primo (nica también) Eddy Kühl, no ha podido encontrar en sus investigaciones a nicaragüenses  puros, de quienes nos enorgullecemos tener alguna parte.

X

La vida en una oportunidad puso frente a frente a un hermano de nuestro abuelo 100% ingles, con nuestro querido padre, Papa Beto (50% alemán)  quienes conversando descubrieron que estuvieron enfrentados en ambos bandos que se  destrozaban en Europa durante la Primera Guerra Mundial, pero que nunca  coincidieron en ningún frente de guerra , lo que hizo posible que posteriormente nacieran nuestros  gemelos Cross Vogl.

XI

¿Y que decir de Princesa Cross Woo hermana de nuestros hijos gemelos o de nuestra  mestiza ciudad de Managua, hija de las antiguas  capitales  León y Granada?

¿Y  del mestizo  afro-americano que ocupa la silla presidencial en Washington?

Managua en vísperas del thaksgiving norteamericano y un invierno que no cede a fines de Noviembre de 2011

Neville Cross y María Elsa Vogl

Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores

Jul
15

CRONICA FELIZ DE UNA ESTADIA ANUNCIADA

Files under Independientes | 1 Comment

Fue la semana pasada y aun me parece que esta sucediendo, se me aviso que llegaría mi nieta a dormir conmigo, pero fue todo un maravilloso milagro. Quizás porque en esos días había estado algo deprimida.

Yo estaba pues con el corazón dispuesto pero ese día todo fue diferente, repentinamente un torbellino de luz, color, movimiento, risas como campanitas, irrumpió en el jardín y me sentí como Dorothy en el Mago de Oz, arrebatada por el remolino, que me envolvió y de pronto se detuvo pero con toda su luz brillando y las campanillas de risa ahora decían abuelita, abuelita.

Suspire y vi el rostro feliz de Ana Isabel rodeado de esa hermosa mata de cabello rebelde, alborotado y que oculta y deja ver el diamante de su mirada alternativamente.

Me dije, se acabo el milagro, pero no, la magia es mi nieta, tanto en calma, como pocas veces está, como en bullicioso alboroto. Así que no supe ni como estaba de nuevo arrebatada y no muy consciente, se que ella se dirigió con paso seguro a mi-nuestro dormitorio, acomodo su ropa en su estante, sus juguetes en la parte que le toca en el mueble de música, salio luego con el bolso de su nana para acomodarlo en el dormitorio en que la Nana dormiría.

Esperen no he hablado, es que no me ha dejado hacerlo, no he hablado de Estrellita, la perrita que acompaña a Ana Isabel y que es tan inquieta, traviesa y revoltosa como ella, y pareciera que desea ser tan cariñosa como mi nieta, pero a su perruno modo. Estrellita lucia un vestido rojo con una estrella brillante estampada, Estrellita era parte del barullo que me atropello al entrar.

Digo yo que ser abuela es un estado de gracia, pero también es un estado de estupor, las cosas van pasando rápidamente y una ni cuenta se da, Anita pidió chocolate, tomo “rojita”, tendió sus juguetes sobre mi cama y en ese momento sentí que mi cuerpo me gritaba que me acostara un momento, vi un trocito de mi cama desocupada y me recosté comenzando a acomodar huesitos al descanso.

Que va descanso!!, Estrellita vio la oportunidad de demostrarme su cariño y de un salto subió no solamente a la cama sino a mis piernas y luego trotó rauda sobre mi panza hasta zambullir su hocico frió ente mi cuello y oreja para darme lambeteos sorpresivos. Me dije a mi misma ¿esta soy yo?, con una perrita encima sacudiéndome su simpatía, me di cuenta que cubrí mi rostro con las manos, pero la magia de una risa feliz, no de la perrita sino de mi nieta me tenían sumergida nuevamente en el Mago de Oz, Estrellita dio por finalizada su demostración de amor y salto al suelo, increíble, en mi boca habían pelos de perro!!!.

Y después no me digan que no creen en milagros, estos suceden si una nieta amada esta cerca tuyo.

Viendo frustrado mi intento de descanso me levanté para dirigirme al sillón reclinable, ¿y quien estaba ahí?, sí, lo adivinaron: Estrellita con su lengua de fuera y ladridos felices.

¿Cómo llego la hora de cenar?, no se, pero ahí estábamos sentadas a la par intercambiando comida de nuestros platos, a la par que Anita cenaba empujaba la silla de enfrente con sus piecesitos y tumbaba la botellita de agua, la suya, la especial. Siguió a una entrometida hormiguita que osó subirse a su mantelillo hasta que su dedito la aplasto castigando su osadía. Y entre platicas, risas y no muy elegantes formas de estar a la mesa terminamos de cenar.

Yo me sentia llena de burbujas, ¿que si estaba rendida? definitivamente si, pero intensamente feliz. El día terminó con los preámbulos de prepararse a dormir, y llego la magia de nuevo. Ella tomo su “pacha secreta” y luego se acomodo dándome la espalda, pero pegándola a mi pecho, tomo mi brazo y se lo envolvió en su cuerpeo, me pidió quedito que le repitiera por favor aquello que le dije una vez que ella era lo mas importante de mi vida, les juro yo estaba en el cielo cuando se lo repetí, luego mas bajito me pidió si también podía decirle de nuevo que ella era a quien mas amaba en toda mi vida, se acomodo con la respuesta y de pronto, así no mas zas!, se durmió.

Fue entonces que pude acomodar poco a poco, con aquel ungüento bendito de su presencia, los 208 huesos de mi cuerpo, sobando con su respiración cada uno de mis 650 músculos y me dormí con esa feliz irrealidad tan real que es el milagro que descansaba acunada en mis costillas.

Se me pasó por alto contar, porque no cuentan los inconvenientes cuando vives un milagro, pero esa apreciación y contabilidad de músculos y huesos tuvieron su causa en mi aparatosa caída de la que mi nieta se siento absolutamente culpable porque me resbale en un “pipí” que dejo regalado Estrellita. A la culpa se unió la visión de sangre saliendo de mi codo, y como ella es hija y nieta de desmayadores de oficio, algo que llaman muy cientificamente “sindrome vasovagal”, antes de levantarme del suelo estuve dirigiendo la secuencia a seguir para que reaccionara mi nieta, la nana la acostó con la cabecita mas baja, luego le indique la maniobra de tomar sus piernitas y subir sus rodillas sobre el estomago una y otra vez, en operación bombeo y luego la también mágica “rojita” con su exagerado dulzor. Después que la niña tomó color y estuvo convencida de que no había culpa de su parte, procedí al lento y cuidadoso procedimiento de levantarme del suelo, cuyos detalles no pertenecen este relato.

Nos amaneció con el sol entrando por mi ventana como cada día, pero esta vez era un sol que sonreía y reía y daba besos, se desperezaba y rápidamente comenzó la rutina que jamas es rutina de otro día con mi nieta.

Se repitió el desayuno y almuerzos poco formales pero muy divertidos (recuerden que las mamás educan, las abuelas consienten).

El baño tardío y alborotado donde intercambiamos ayuda, yo le lavo su hermosa cabellera con todo el primoroso juego de tocador que siempre la espera en mi casa, y ella lava mi espalda enérgicamente con un cepillo, esponja, tohallita, mucho jabón y risas.

Durante el día hubo desfile de modas de nieta y mascota, con los mas coloridos, lucidos y modernos atuendos, creo que la próxima vez necesitará mas equipaje porque también usó los trajecitos que ya ajustados le aguardan en mi, digo su, closet.

Fue a pasear a Estrellita con mucho orgullo, me pidió mi tarjeta de crédito para comprar chucherías, con esas mismas palabras, porque en su paseo iría hasta el super del barrio donde abundan chocolates, sorbetes, galletas y demás antojos infantiles. Aquí una lección de economía practica: las tarjetas no puede firmarlas ella aunque todos sepan en el super que es mi nieta, al fin aceptó dinero en efectivo con la difícil explicación de como ese dinero es igual al plástico. Dio a la Nana el dinero y con mucha seriedad tomo un papelito donde le anote el nombre de un medicamento que me hacia falta y que podía encontrar en el mismo lugar que los dulces.

De los pueblos felices se dice que no tienen historia, las abuelas felices tampoco la tienen, y es que todos los días son de fantasía, quizás se vive a como se califican las obras de Nicolas Guillen o García Marquez, en un realismo mágico, o como yo le llamo en un estado permanente de gracia.

Y esta es la crónica no de una muerte anunciada como titula Gabo su cuento, sino de un viaje a la felicidad anunciada.

Managua, 15 de Julio del 2009
María Elsa Vogl