May
3

SE CAMBIAN ESPEJOS POR GLOBALIZACION

Files under A Cuatro Manos | Posted by elsavogl

I

Los españoles les dieron a nuestros nativos espejos y bisuterías a cambio de nuestro oro.

En cierta forma el cambio no era tan desigual. Uno y otro obtenían algo que no poseían.  Aquí no se conocían los espejos y el oro no tenía el valor que le daban los conquistadores, claro que nuestros nativos no entendían el por qué de tanta sed de oro, como lo expresó el cacique Nicarao.

II

Las cosas ahora son distintas. A cambio de unos préstamos onerosos que no deberíamos haber contratado, no solo no recibimos dólares en vísperas a devaluarse sino que entregamos a cambio  nuestra autonomía, autodeterminación y nuestra dignidad.

Algo que los nuevos conquistadores desean solo para ellos.

III

Bajo el manto del TLC o de la Globalización entregamos nuestras frecuencias televisivas, telefónicas, cibernéticas y nuestra electricidad. En este intercambio está incluida la ley de fraude energético en favor de los mismos conquistadores, ahora denominados unión mafiosa.

También nos obligamos a pagar unos CENIS por los que ni los espejos ancestrales recibimos.

IV

Ojo,  que en un parpadeo se pueden llevan nuestros recursos hídricos que ya han conseguido en otros países y para postre ponerle barras y estrellas a nuestro pabellón nacional.

Si consideramos que Nicaragua es el país con mayor cantidad de agua por habitante en el mundo, puede percibirse la importancia de lo que nos quieren arrebatar.

V

Se nos pidió que reformásemos nuestro derecho procesal penal,  para que la justicia represiva se pudiese comprar y por supuesto que con o sin espejos accedimos a la solicitud. Hoy ya estamos en proceso de reformar o uniformar a la de Washington  nuestra legislación procesal civil.

¿Será por eso que salió libre el gringo del incidente en San Juan del Sur? ¿Y los narcos que se esfuman de las cárceles o son sobreseídos sorpresivamente? ¡Nos quedaron debiendo los espejitos coloniales!

VI

La piratería es nuestra defensa ante el atraco extranjero y ahora nos retuercen con los espejos de renegociar nuestra deuda,  a cambio de que puedan meter presos a quienes se ganan la vida defendiéndonos de los verdaderos corsarios, esos mismos que por unos dólares más adquirieron patentes de corso para vender mopólicamente los medicamentos que requieren nuestros enfermos.
VII

Los  espejos son el derecho que tiene nuestra “todopoderosa” y  ultramoderna industria farmacéutica, de vender nuestros productos nacionales patentados.

Pero por cada diez mil productos médicos o softwares patentados nosotros con costo tenemos uno, el que carente de la economía de escala y de protecciones fiscales, no se puede ni anunciar que menos vender, aunque tengan igual o superior calidad.

VIII

No se puede competir, eso bien lo saben los camioneros mexicanos que para cruzar el Río Bravo tuvieron que obtener placas de USA,  pues de lo contrario los declaraban contaminantes y no podían cruzar el río.

Se exceptúan las empresas de camiones mexicanos que recibieron espejos a cambio de venderle sus acciones a empresarios gringos e inmediatamente dejaron de ser contaminantes y pasaron la frontera.

IX

Los espejos vienen de un lugar que tortura en Irak y Guantánamo mientras  acusa a otros de violación a los derechos humanos. Habla de globalización y boicotea a Cuba. Critica el terrorismo y lo practica a niveles que aterran.

Criticaba el muro de Berlín y ahora levanta el muro texmexbush. Sordo a su pueblo, mal cuenta los votos en la Florida y habla de dictaduras en Bolivia y Venezuela.

X

El mejor chiste, si tuviéramos humor para reírnos de insolencias, es oír  a Washington acusar a Hugo Chávez de injerencista, ellos que se consideran los máximos humanistas, ajustados a derecho e incapaces de haber “injerenciado” en los asuntos internos de ningún país.

Mala memoria demuestran, pero nosotros sí recordamos a Chile de Allende, Vietnam, Irak, Irán, Nor Corea, Afganistán, República Dominicana, Nicaragua, El Salvador y un largo etcétera.

XI

¿Queremos espejos? Ofrezcamos nuestra libertad, total ya solo el reflejo de ella nos queda.

Pero hay mil cachorros sueltos en nuestra América mestiza: Fidel o Raúl, Chávez, Evo, Ecuador, Brasil, Chile, Uruguay y ahora Paraguay. Por lo menos exigen espejos enmarcados.

¿Y Nicaragua? Entregamos la vida de mujeres con embarazos de alto riesgo, nos entregamos a Unión Mafiosa y vamos a pagar los CENIS. ¿Qué espejos nos dieron y quién los recibió?

Managua, en esperas de las lluvia de Mayo del 2008.

Maria Elsa Vogl y Neville Cross
Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores

Post a Comment