Jul
10

DIOS Y LA CIENCIA

I

Dios tiene aún y tendrá por algunos años más, el monopolio de la vida. La ciencia no obstante sus “milagros” en pro de la salud, ciencias, artes, transporte y comunicación, tiene el monopolio de desarrollar bombas atómicas, “inteligentes”, biológicas, químicas, genéticas  y todo un arsenal y técnicas satánicas de violencia, tortura, destrucción y muerte.

Hay quienes creen que Dios ha permitido a la ciencia su capacidad para llegar al espacio por transbordadores que no se elevan con oraciones, sino con carburantes  cada día más caros.

II

Pero las cosas no son tan simples ni tan claras. Hace algunos años visitamos a una pariente  a quien encontramos rezando porque su hija estaba deshidratada y con una temperatura arriba de los 40 grados. La llevamos al hospital y la ciencia médica la salvó.  Le dijimos que con solo sus  rezos su hija se hubiese muerto pero ella nos contestó: ¿No se dan cuenta que el Señor los envió a ustedes?.

III

La ciencia evoluciona constantemente. Si Romeo y Julieta hubiesen tenido celulares hoy tendrían  400  años ya que ellos no se hubiesen muerto por falta de comunicación.  Y nos hubiésemos quedado sin esa magnífica pieza del teatro clásico.

Quienes  hoy se  auxilian de un GPS para orientarse  en ciudades  extrañas cuentan con un apoyo científico que hace pocos años ni se soñaba y cada día se detallan mapas de otras ciudades o calles que no estaban indicadas. Y si tu automóvil no marcha bien, en un taller te le diagnosticarán  su dolencia con una computadora, pero te aconsejamos permanecer al pie del automóvil porque ni la ciencia ni Dios han eliminado las sustracciones efectuadas por humanos. Contratada la reparación, si te descuidas, a tu automóvil le pueden aparecer otras dolencias y menos piezas.

IV

José Santos Chocano nos cuenta que al Inca le dijo un sumo sacerdote que vendrían hombres muy blancos, que se oiría en los bosques el marcial caracol, cataratas de sangre colmarían los barrancos y entrarían otros Dioses en el templo del Sol. Como la mujer blanca con la que el Inca soñaba no era de su innúmera  grey, no le valdrían oraciones ni amenazas porque tenía otra sangre otro Dios y otro rey.

V

Al prolongarnos la ciencia los años de vida, en la tercera y más en la cuarta edad nos aparecen dolencias en órganos, diabetes y tumores cancerosos inmunes a nuestras oraciones al Señor. Estas dolencias las atiende la ciencia pero lejos de nuestra Catedral, lejos del Peruano templo del Sol. Se encuentra la cura donde no escuchan plegarias ni reciben Córdobas, nos referimos a la Catedral de la Habana si tienes conectes de correligionarios o en el Mercy Hospital de Miami si llevas defenestrados becerros de oro o su equivalencia en euros o “lapas verdes”.

VI

Dios es generoso porque escucha nuestras plegarias sin pedirnos nada a cambio aunque, por los desconocidos designios del Señor, el  chance de que acceda a nuestra plegaria es estadísticamente remoto, sería como sacarse la lotería. Para algunos la fe mueve montañas para otros lo más eficaz para reparar un automóvil es tener oro y buscar un buen mecánico.

En el Mercy Hospital de Miami las cuentas hay que pagarlas antes de la intervención quirúrgica porque, se nos dijo, algunos pacientes deciden morirse en vez de curarse con los tratamientos y hay que garantizar la paga.

VII

Cientos de enfermos con cáncer se encomiendan a Dios con positivos resultados, otros buscan sus curas con cirugía tradicional, los menos recurren a las quimioterapias y hasta con el láser robótico, el “Cyberknife” como dirían los locos de hoy, pero ni unos ni otros, después de los 85  nos salvaremos de nuestro destino que es terminar rindiéndole cuentas de nuestras acciones a la gloria del Señor.

La vida es una enfermedad incurable, si queremos prolongarla es necesario someterse a exámenes de rutina y antes de que nos llegue su fin hay que aprovecharla.

VIII

A nuestro recordado y querido  amigo el poeta Ernesto Gutiérrez le dieron seis meses de vida a causa de tumores cancerosos, pero el sobrevivió 22 años, habiéndole encomendado su ánimo a Dios y su dolencia a la ciencia,¨Todas las noches juego póker con la muerte¨ nos dijo una vez con tristeza y posteriormente escribió:

RESUCITO AHORA

Innumerables cosas me han sucedido

Virgen santa

apiádate de mí

Inmaculada

Como el ahogado

antes de sucumbir

se apoya en el fondo del mar y salta

sacando fuera su cabeza exhausta

resucito ahora

mientras la muerte como el mar

mi hundimiento espera ajena a mi lucha

ciega a tu milagro.

IX

En este siglo XXI aparece como verdad lo que antaño revolucionarios denunciaban como “revisionismo” al concepto de lucha de clases, el proponer conciliaciones entre explotadores y explotados, entre hartos y hambrientos.  Algunos dirán que esta conciliación viene por el mandato divino de “Amad a vuestros enemigos” mientras otros creerán que es el resultado de  la científica exigencia económica de encontrar un compromiso que beneficie a ambos factores de producción.

X

Dios es amor, pero los voceros del Señor en ocasiones fomentan en su nombre matanzas de hombres contra otros hombres. En aras de la ciencia a veces le damos la espalda a Dios y a veces en nombre de Dios se frenan avances de la ciencia pero ésta muchas veces  ni ante Dios  detiene sus vertiginosos avances.

Managua a principios de Julio de 2011

Neville Cross y María Elsa Vogl

Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores

May
14

DE LA ETERNA JUVENTUD

Files under A Cuatro Manos | 2 Comments

I

Recientemente leímos una carta abierta que circula en la red escrita por Florence Thomas, magister en psicología de la Universidad de París y Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad de Colombia. La carta estaba dirigida  a Amparo Grisales, colombiana, actriz de televisión, presentadora de show televisivos y Embajadora de Buena Voluntad de la ONU.

En ella encontramos reflexiones muy realistas en las que resalta la necesidad de una coherencia entre el cuerpo y el discurso, entre el rostro marcado por la vida y las huellas inscritas en la memoria.

II

Reclama Thomas a Grisales el lanzamiento de la campaña del nuevo producto de belleza para conservar la juventud eternamente. Y le dice a Grisales que está muy linda a sus 50, (aunque su edad ha sido un misterio muy bien guardado.) Pero además la Thomas, a los 68 años que carga, se pregunta: ¿para qué la eterna juventud?

Y se interroga a si misma ¿Qué haría yo con una eterna juventud? Contestándose “Prefiero mil veces mis arrugas, mi piel no tan firme, mis gorditos en la cintura, mis amigas que envejecen conmigo y mis amigos que siguen creyendo que nosotras las mujeres somos las únicas que envejecemos”.

III

Esto que para muchos parecerá un asunto trivial, mueve sumas multi millonarias en el mundo de la moda y la belleza, especialmente en productos con propiedades casi mágicas para detener el tiempo e incluso volverlo atrás. No se diga en el ramo de la cirugía estética que plancha arrugas, estira, levanta, corta, aumenta o disminuye lo que sea preciso a gusto del paciente.

También expone a peligros innecesarios a jovencitas núbiles que lucen implantes de silicona redondos y erguidos, todas casi iguales, emulando a damas mayores y a veces muy mayores que lucen  escotes desbordantes.  En ambos casos obviamente no naturales. Pero es símbolo del estatus.

IV

Comentábamos recién que para la moda actual ya no se tiñe el cabello para pasar por rubia, pelirroja o trigueña auténtica, sino que se dejan las raíces del color natural u otro color apetecido porque lo importante no es parecer natural, sino que se note que quiso teñirse y quizás que se tienen los recursos para ello.

Una cintura de avispa por unas costillas menos, o un hermoso trasero que algún día puede desinflarse y peor aun causar perjuicio a la salud, como ha pasado con famosas divas del cine y de la moda, son asuntos de peccata minuta.

V

Llegamos al casi convencimiento de que las mujeres no pasan hambre y atentados a su salud con el fin de lucir delgadas para atraer a los hombres, sino para atraer la envidia de otras mujeres, así como los musculosos galanes del fisicoculturismo pasan trabajos y hasta se ayudan con esteroides, no para conquistar damas, sino para envidia de otros hombres.

Y quizás los caballeros para estar de acuerdo con el estereotipo prefieran lucir acompañados de jóvenes doncellas de salientes huesos pero rellenos bustos, que con damas quienes por su ingenio y experiencia puedan ponerles en un aprieto.

No negamos que hay damas que se atreven a lucir del brazo de fornidos galanes que quizás en algún momento se quitaron la ropa entre enardecidos aplausos de otras enfebrecidas féminas. Es el signo de los tiempos.

VII

Florence Thomas no es de las damas que envidiosamente critican los esfuerzos estoicos de aquellas que dejan la piel, el apetito y lo que sea para lucir eternamente jóvenes, ella acepta que para Amparo, su cuerpo es una de sus principales herramientas de trabajo, reconoce  que admira sus capacidades actorales e histriónicas que se han visto y alabado en decenas de series y películas. Agrega que su belleza es importante, pero no la belleza que hoy se nos quiere vender con los nuevos productos para conseguir una eterna juventud.

Estamos de acuerdo con Florence del daño que generan para las mujeres comunes y corrientes todos estos comerciales y las figuras femeninas de medidas perfectas. No son pocos los ejemplos de jóvenes modelos sacrificadas en aras de esa delgadez inalcanzable y a la que llegan con la muerte.

VIII

Nos hemos preocupado al escuchar comentarios de niñas de 8 a 12 años angustiadas por su peso, su volumen y midiendo su cintura ante la fotografiá de una estrella pop adolescente. Y nos acompaña en nuestra inquietud la Thomas preguntándose “¿para qué seguir alimentando imaginarios que en lugar de hacernos sentir bien con nosotras mismas, nos obligan a estar atentas a la secular mirada masculina y a depender del estereotipado deseo de otros fijado en la casi mayoría de las expresiones de la cultura?”.

Y agrega “cada vez más, feministas o no, hemos aprendido a aceptar, asimilar y asumir nuestra edad, nuestros años y las huellas de ellos, estas huellas biográficas que nos permiten leer o adivinar la riqueza de una vida llena”.

IX

Ya no es tan difícil, afortunadamente, encontrar algunos hombres con imaginación que aprecian los años y sus huellas, aquellos que aceptan a mujeres cuyos muslos no son tan firmes, cuya piel se marca con algunos surcos en la esquina de su mirada, pero tienen un mundo para contarles y no juegan a parecer lo que ya no son.

X

Nos tienta oponerle a Neruda nuestro: me gustas cuando hablas porque estas como presente Y  desdecir a Rubén con un: madurez divino tesoro, dichosos los que hasta a ti hemos llegado.

Managua, en las primeras lluvias de mayo de 2011

Neville Cross y María Elsa Vogl

Miembros del Centro Nicaragüense de Escritores